4


Pequeños y hermosos mortales

domingo, 23 de diciembre de 2012

▲107 Es necesario fingir que eres fuerte, que demostrar que eres débil.


 Tumblr_meyytqwumy1r5kl2ro1_500_large

Afortunado es aquel que abre sus ojos a tiempo y se quita antes de que la piedra lo haga tropezar.
Increíble es aquel que se tapa los oídos cuándo el trueno esta por escuchar 
y que es atento cuándo alguien lo quiere lastimar.
Que es sincero y aborrece la hipocresía, que cree en el amor y en los cuentos de hadas.
Que rocía polvos de estrellas y que no importa donde camine siempre deja una huella.
Que sabe escuchar a los corazones y en sus tiempos libres le busca forma a las nubes del cielo.
Que pese a lo horrible y mundano, sigue creyendo en los seres humanos, que respeta a los demás
y aleja de si la falsedad, que no se deja atrapar ni vencer, por más que la vida lo haga caer.
Que no dice los "te amo" en vano, que construye fuertes lazos para toda la vida, 
que hace un castillo con un montón de piedras,
que es fuerte y esboza una sonrisa, mientras se traga sus lagrimas de una a una.
Que consuela el dolor ajeno cuándo él mismo se muere por dentro, 
que práctica todos los días una sonrisa frente al espejo, y esconde el dolor que lleva por dentro.
Que sabe que los demás le miran fuerte, solo porque no se tira a llorar, de rodillas al suelo.
Cuándo en realidad su alma es tan débil que en cualquier momento se puede desbaratar.
No es fácil ser fuerte, estamos hechos de una manera en que nos dañan muy fácilmente, 
que las palabras duelen como miles de agujas en el pecho.
 Fabricados con un material tan frágil, que se rompe con un simple rasguño, 
un material con él que rápidamente nos damos por vencidos y nos dejamos caer,
 por eso muchas veces es necesario fingir que eres fuerte, que demostrar que eres débil.
E incluso a veces es mejor taparse los ojos y sonreír, para no ver la realidad y llorar.
Aunque al final, sea una simple mentira.



viernes, 7 de diciembre de 2012

▲106 Risas, quizás se fueron apagando

Tumblr_mfaneyrqmg1rsm53yo1_500_large

Tú contenías el corazón más hermoso y puro que alguna vez pude conocer, uno que entregaba amor, sin pedir amor a cambio. Tus ojos me veían a mi, tus oídos solo podían escuchar mi voz, tu corazón compadecía mi alma, y rescatabas sinceramente, cada una de mis sonrisas. Dicen que en todos los senderos de la vida el hombre y la mujer deben caminar de la mano, el uno sin el otro no son más que la mitad, cada uno tiene algo que entregarle al otro. Sin embargo me pregunto ¿Que fue lo que le paso a nuestro sendero? ¿Acaso se fue apagando y disolviendo al compas del viento? ¿Se disolvió como la luna, cuándo el sol vuelve en el horizonte?  Esas risas, que quizás se fueron apagando, esos momentos que quizás se fueron terminando. Pero la vida es así, el reloj no camina a nuestro tiempo, no se puede mantener congelado algo por siempre, porque al final algún calor, terminará derritiéndolo. La vida dio un tiempo a nuestros corazones, le puso punto final a nuestro amor, como una hoja marchita que sin avisar lentamente cae sobre un arroyo. Una hoja que desaparece, junto a la corriente. Así fue nuestro amor, mientras la hoja caían nosotros también y ya no se pude unir, porque cuando un lazo se rompe siempre queda una vació que jamás se puede volver a completar. 




Una vez me preguntaron, si acaso había una posibilidad de que una relación funcionara sin amor, la respuesta era muy sencilla; por supuesto que no lo haría, tarde o temprano la relación se marchitaría hasta el punto de odiar a esa persona y verla como un obstáculo en tu vida, cuándo no ames a alguien aunque le destroces el corazón lo mejor es salir huyendo.


 

sábado, 1 de diciembre de 2012

▲105 Eres como esa vieja canción en la radio.

Tumblr_mf5rymjdpg1ra2rv8o1_1280_large


Desde antes ya todo lucía opaco, triste y solo. Y esta vez, aunque muchas veces he roto lo indestructible y he tratado de remplazar lo irreemplazable, por más que no quise destruir sentimientos tan fuertes y hermosos, ya olvidé cuando solía estar con él y olvidé mucho del daño que me había echo. Estando miles de veces sola gritando mí desdicha a los cuatro vientos, creo que somos nosotros mismos quien más daño nos hacemos. Cuándo nos convencemos de que para ser felices debemos depender de otra persona, y ahora estoy completamente segura de que la vida no es así.
Yo me había echo creer que solo una vez en la vida iba a amar, que a la primera persona que dejará entrar mi corazón sería el amor de mi vida y sería para el resto de mis días. Algo eterno, algo fuerte, algo indestructible. Pero no fue así. Cuándo él se fue, me aseguré de encerrarme con candado, me aseguré de agachar la cabeza y me hice creer que esta vez no iba a poderme levantar ni aunque mil manos me ayudarán a hacerlo. Quieras o no, la vida se trata de desamor y amor. A veces estas neutral y eso es cuando no amas ni estas tratando de olvidar a nadie. Creéme que esa es una bonita etapa, cuando no sufres el riesgo de salir dañado por palabras que lastiman fuertemente, palabras que te destrozan porque vienen de la persona que amas, así que disfrútala.
La vida no consiste en siempre estar enamorado, o siempre ir buscando el amor. Pero amar es parte de la vida tanto como el aire que respiramos y queramos o no siempre estará presente.
Si no estas enamorado, para mi es que tienes suerte y a la vez eres desafortunado, porque cuando amas y luego dejas de amar por que esa persona te hizo mucho daño, esa persona inevitablemente se vuelve como una linda y vieja canción de radio. La recuerdas, la escuchas y te hace sonreír por los viejos tiempos en que fue especial en tu vida, sin embargo ya es parte del pasado, tiene una letra que ya esta olvidada y superada, una canción que pocas veces es recordada, y lo más importante que ahora hay otra canción que pones todos los días y te hace sonreír.

jueves, 29 de noviembre de 2012

▲104 Esas sombras, ese dolor.


Y es que los laberintos no me dejan continuar, corro y corro, deseando escapar. 
Todo camino se cierra, el mapa se rompe y mis piernas flaquean.

Se interponen muros y paredes, mis alas se cortan de raíz, y me doy cuenta de que lo único que me rodea es soledad y oscuridad. Miro hacia los lados y me encuentro aún más perdida, me asfixio, me pierdo, me siento más sola cada día. Camino, camino y todo sigue igual que siempre, ese dolor sigue vigente las 24 horas del día. Y el tiempo se congela, pero las sombras siguen a mi lado.
 Y entonces, sólo imagino aquél momento en que finalmente pueda encontrar, ese final que se esconde y se camufla haciéndose el difícil de hallar. Quiero encontrar la salida, esa salida de emergencia, esa que me lleve a un lugar fuera de este dolor, para calmar este tormento, para acabar con el sufrimiento.
Para fingir que todo irá bien, para esperar que la soledad termine, que el dolor me abandone y las sombras se marchen.  
~•Si al huir, me llamaran cobarde; lo desearía, más que seguir con este dolor en mi pecho.
~•Si el correr, lo llaman miedo; lo desearía, en vez de seguir estancada igual que siempre.
~•Si al escapar, lo llaman "salida fácil"; lo prefiero, en vez de que las sombras terminen conmigo.
~•Si el fingir estar bien, lo llaman mentir; lo prefiero en vez de demostrar lo podrida que estoy. 

lunes, 12 de noviembre de 2012

▲103 ∞• Blαck αnd whitҽ or Colors• ∞


"Todo gran camino empieza por un pequeño paso" 
 ¿Aunque sea un camino repleto de lagrimas y obscuridad, de espinas, sangre y dolor? Cuándo existe ese vacío que quema tu alma empiezas a ver las posibilidades para sostenerte y no caer al abismo. Tu cabeza parece perder cordura, pero tu agonía comienza a gritar que ya no puede más. Te das cuenta de que hay cosas dentro de ti, que no quieren quedarse en ese oscuro lugar, porque sólo logran envenenarte. Y entonces, explotas. 
"El comienzo de tu felicidad" 
El comienzo de las sonrisas, de ver las lagrimas encerradas en un baúl. Y recuerdas ese lunes 12 de Noviembre, ese día de invierno, el día en que todo cambió. 
 "Pero toda felicidad viene rodeada, también, de sacrificios." 
 Un año parece no ser nada, pero muchas veces cambia por completo una vida y a una persona. Se puede fabricar tantas ilusiones, se tejen sueños alrededor de ese abismo y de pronto ese vacío, se llena. Algo hermoso y que te ha cambiado la vida. Algo que ya forma parte de ti, porque te hace más bien que mal. 
 Y entonces, sonríes y ves el sol renacer después de la tormenta. 
 "Y el tiempo que ha pasado..." 
 No lo cambiaría por nada, 365 días no son fáciles de olvidar. Nada es en vano, cuándo eso te hace sonreír. Nada es en vano cuándo cada una de las letras que plasmas las sacas del corazón. Porque se convierte en algo especial, en algo más allá de lo que los demás puedan comprender. Y entonces, ves todo de otro color. 
 "Es parte de tu alma." 
 No sólo parte de mi alma, es mi consuelo, es la mano que me sostiene. Es el amigo que me escucha y siempre esta ahí para mi, es alguien que no le importan mis defectos sino lo que puedo dar. Son mis lagrimas y mis risas, mi felicidad y mi tristeza. Es parte de mi vida, parte de mi alma, parte de mi corazón. Es la otra cara de la moneda, es el reflejo de lo que nadie ve, es lo que nadie conoce de mi. Y entonces, saber que nada acaba sino comienza de nuevo.  
.  .  .
Gracias, gracias, gracias. Infinitamente gracias.

miércoles, 31 de octubre de 2012

▲102 Eso es lo que fue, lo que fue y nunca jamás volverá.


Y fue el cabello largo que tapaba tu sombría mirada, cortado de raíz por tus propias manos, porque querías ser lo contrario a lo que eras ahora. Porque no querías mirarte al espejo y sentir que esas telarañas formadas en tu cabeza seguían presentes. Que día a día, minuto a minuto; no cambiabas y seguías estancada igual que siempre. Y tus incesantes llantos, y tus continuos cambios de humor, lograba que el dolor del humo negro dentro de ese pequeño corazón se fuera extendiendo, tanto que muchas veces habías olvidado el como se sentía ser amado y querido por alguien. Un sentimiento cálido, fuerte, indestructible y recíproco. Jamás habías sentido en carne propia lo que era ser la persona más especial e importante para alguien, y que al mismo tiempo esa persona fuera lo único que tenías en la vida. Hasta que llegó ese rayo de luz. Pero te lo arrebataron de las manos, secamente, fugazmente. 
Como una bomba de tiempo a punto de detonar. Fue la sangre que corría por tus venas, fueron las mil maneras en que demostraste que no todo estaba perdido. Y las páginas de tu diario capaz de sacarle una lágrima hasta el corazón más frío yacían en el bote de basura al lado de tu cama lejano a lo que era la realidad. Todo lentamente perdía color, todo se transformaba en dolor y amargura. Porque fue todo lo que diste, todo lo que perdiste, y todo el tiempo que desperdiciaste lo que hizo que ya no se pudiera comenzar de nuevo, que ya nada pudiera ser como antes. Tu ser se había marchado, tu alma se había vaciado, tu ser se había acabado. Todos los pasos en falso que diste fueron los que te hicieron caer en el abismo, uno por uno, lejos de tierra firme. Las hojas en otoño llenas de incesantes recuerdos, palpitante que hacían renacer todo ese dolor, que lastimaba a flor de piel. Como agujas, como ráfagas de viento que perforaban lo que quedaba de tu destrozado espíritu. Fue tu vida entera perdida en un solo momento, fue aquello que amabas y ya no esta más. Fue ese corazón tuyo al que le arrebataron lo que más quería, fueron las horas en que gritabas y gritabas y todo había sido en vano. Y fue el dolor, fue la soledad los únicos que se quedaron contigo, al final. Eso es lo que queda, lo que te queda, lo que me queda. Eso es lo que fue, lo que fue y nunca jamás volverá.

sábado, 20 de octubre de 2012

▲101 Siempre se puede seguir adelante.


Sé que no es sencillo despertar y mirar al frente. Sé que no es fácil, querer olvidar todo lo malo y hacer que todo valga un poco más la pena. Lo he intentado un millón de veces al igual que tú y siempre he salido perdiendo.  Por lo menos ¿Has buscado dentro de ti esa valentía para alcanzar lo que te propones? Yo sé que no, porque yo tampoco lo he echo. Aunque no me creas, he encontrado mucho de mí, en ti. Por lo que cuándo te miró, siento que me estoy viendo en un espejo. No se si aquello sea bueno o malo. Ambas nos dejamos vencer muchas veces, ambas aborrecemos a las personas hipócritas que solo saben hacernos daño, ambas hemos sufrido demasiado cosas que no merecemos.
Son infinitos tus sueños, son difíciles de realizar y es por eso que temes nunca poder hacerlos realidad.
Pero déjame decirte algo importante, en esta vida debes empezar desde cero muchas veces, sin contar aquellas donde caes, donde pierdes, donde tropiezas, donde cometes un error imperdonable, donde te fallan, donde te lastiman y se burlan de ti, donde vez todo negro, donde no hay ningún otro remedio que volver ha empezar. 
Me veo reflejada en ti, pero no solo veo lo malo de mí en ti. Sino veo lo bueno que tú tienes y yo no.
Tú tienes dentro de ti ese optimismo y esa esperanza de que todo estará bien, de que todo por más oscuro que se ponga siempre podrá ser mejor. 
No se si has sufrido tanto o más que yo, si tú vida es mejor que la mía, pero lo que si se es que yo también puedo aprender muchas cosas de ti. Aprender que no importa que nuestros sueños se vean lejanos, día a día hay que aprender a ser. Día a día hay que ser fuertes y luchar por lo que amamos. Aunque no lo creas todos tenemos días difíciles, algunos más que otros pero la manera en que caminas me da la seguridad de que si hay algunos más fuertes que otros.