4


Pequeños y hermosos mortales

viernes, 30 de marzo de 2012

▲80 Spend what should happen

A veces caminas sola, sin un rumbo fijo, sin una brújula que te guíe, si un mapa que te ubique; sin un camino a donde ir, eso es lo que llamo vació existencial, cuando creemos que la vida no tiene sentido. 
Eso es ley de la vida, sentirte perdido, sentirte vació hasta que encuentres ese algo que te llene.
Muchas personas creen en el destino, yo creo que el destino es el puente que creas hacía la persona que amas, es un simple trazo echo al azar que justifica tu existencia.
Mis palabras muchas veces pueden parecer absurdas, pero pienso que la vida se construye por instantes, se llena con personas que te quieren, se realiza con sueños y alegrías;  porque creo que al final, de algún modo ya sea con coincidencias, casualidades, el karma, el destino o nuestras propias decisiones, llegas al lugar que debes llegar, amas a la persona que debes amar, dejas a la persona que debes dejar, y luego vuelves amar, lloras cuando debes llorar, sueñas cuando ya no puedes más, mientes cuando tienes miedo, vives cada día y después conoces a alguien porque debes conocerlo, y al ultimo mueres porque debes morir, simplemente pasa lo que debe pasar. Pero antes que pase debemos asegurarnos decirles a las personas importantes para nosotros lo mucho que los queremos, porque después aprendemos que el tiempo no se puede echar para atrás y nos arrepentimos de lo poco que aprovechamos la vida.

sábado, 24 de marzo de 2012

▲79 Your wings flew over my wall


Había una vez una chica que deseaba que alguien la viera, más que como la veían los demás, diferente a como se veía ella misma. Deseaba que la amarán tal cuál era, pero las heridas del pasado no la dejaban vivir. Las cicatrices le impidieron olvidar el dolor.

Entonces ella lo había echo se había encerrado en recuerdos que siempre la torturaban, inconscientemente fue construyendo muros que nadie podía traspasar, no solo para encerrarse sino para guardar los restos de su corazón roto, lo hizo resistente, poniendo ladrillo por ladrillo e impidiendo que alguien lo derrumbara tal cuál lobo feroz soplando a una casita de paja. Creía que el muro que había construido para no olvidar a su viejo amor era perfecto, solo que no se dio cuenta que tenía un defecto.

Se había olvidado de construir el techo.

Ella no quería volver amar, ya había sido suficiente con la primera vez y se rehusaba a que hubiera una segunda que terminara por lastimarla aún más.
Por esos las paredes de su muro eran altas, tan altas que nadie podía atravesarlas, pero lo que ella no imagino era que apesar de todo alguien pudiera verla, y además pudiera tener alas y caerle del cielo a acompañar sus tristes noches de oscuridad.
Él no había derrumbado la muralla donde ella se encontraba escondida, no había derrumbado sus muros simplemente los había sobrevolado y después había abierto una puerta que siempre había estado cerrada, la puerta de su corazón.

▲ Siempre hay una nueva oportunidad para volver a amar.

miércoles, 21 de marzo de 2012

▲78 Después de la tormenta siempre llega la calma

—¿Como se puede ser felíz de nuevo?—pregunté una vez.
—No hay secretos detrás de la felicidad, simplemente o eres felíz o no lo eres, creo que la felicidad es una de las cosas mas sencillas que existen.—me respondió una vocecilla dentro de mi.
—Si la felicidad es una cosa sencilla ¿Porque aún no logro entenderla? 
—Porque aún no has conocido sus dos caras, una se disfraza de tormenta para que las personas que te quieren te apoyen y te hagan sentir mejor, tu aún vives en esa cara; solo que no has encontrado el motivo o a la persona suficiente para que te saque de ese agujero. Aveces solo es cuestión de tiempo, para que te haga ver su otra cara "la calma".

Y esa voz dentro de mi tenía razón, no puedo entender a la felicidad si aún no la conozco, necesito ese motivo para por fin ver el otro lado, solo que no se cuál es el disfraz de mi felicidad ¿Un motivo? ¿Cuál? ¿Una persona? ¿Quien?. Hasta ahora no se, solo me di cuenta que he obligado a mi alma a llorar por nada, arrastrando por el suelo mi corazón y haciéndolo sufrir por ningún motivo


Que triste que el brillo de tus ojos se desvaneciera, que triste que la chispa de ti que hacía reír y llorar al mismo tiempo a todos se haya apagado.—me dijo la vocecilla.
—No te preocupes cuando encuentre mi motivo para ser felíz volveré a ser la misma de siempre, como todos dicen después de la tormenta llega la calma.


"No se puede vivir sin ilusión, no se puede vivir muriendo, no se puede vivir con un corazón, que solo sabe latir sufriendo"

 Cuanta razón tenías con estas palabras pequeña Laura, realmente no se puede ▲, 

lunes, 19 de marzo de 2012

▲77 Un miedo que trato de esconder, pero se me hace imposible


El cielo se estaba nublando, yo amaba ese olor húmedo que anticipa la lluvia. Me senté sobre el césped y lleve mis rodillas hasta el pecho. La brisa, envuelta con ese aroma de agua y el aroma de los pinos, me revolvió el cabello al igual que movía los helechos y las rosas en la jardinera, se sentía bien amaba el aire libre, amaba ser libre, correr y jugar como si no hubiera un mañana. 
Recuerdo que era eso lo que me hacía feliz. 
Pero hace meses que ya no he sentido nada igual, tal vez y son años los que he estado en mi casa encerrada en mi habitación, ya no salgo mucho casi para nada solo para ir al colegio, tomo el autobús y luego de regreso. Podríamos decir que esa es mi aburrida y monótona rutina. 
Ya no se si el miedo que tengo de salir al exterior es normal. 
Mi madre dice que es lógico, pues vivimos en la ciudad con más violencia y más peligrosa del mundo, y créanme que no es un orgullo el decir esto. 
No es un orgullo, tener miedo de salir de tu casa por miedo que te pueda pasar algo, no poder salir con tus amigos sin ese miedo de que pudieran llegar a matarte, que tus familiares salgan y estar con el pendiente de que algo les llegue a suceder. 
Puede ser posible, que tal vez mamá y yo exageremos con este tema; pero no es común ir en tu auto y ver un cadáver tirado en la banqueta como si la vida no valiera nada. 
Es triste sentir como a las personas les importa ya poco la vida, que pueden matar como si nada por un poco de dinero.
¿O a vosotros se les hace normal, vivir en una sociedad asi? 
Mi triste realidad es enfrentarme todos los días a esto, y esperar con todo tu corazón que nada malo te llegue a suceder.

jueves, 15 de marzo de 2012

▲76 Me muero por conocerte.

Me muero por suplicarte que no te vayas mi vida, me muero por escucharte y decir las cosas que nunca dije mas me callo y te marchas, mantengo la esperanza de ser capaz algún día de no esconder las heridas que me duelen al pensar que te voy queriendo cada día un poco más...
¿cuanto tiempo vamos a esperar? 
Me muero por abrazarte, y que me abraces tan fuerte, me muero por divertirte y que me beses cuando despierte acomodado en tu pecho, hasta que el sol aparezca, me voy perdiendo en tu aroma, me voy perdiendo en tus labios que se acercan susurrando palabras que llegan a este pobre corazón, voy sintiendo el fuego en mi interior. 
Me muero por conocerte, saber que es lo que piensas, abrir todas tus puertas, y vencer esas tormentas que nos quieran abatir, centrar en tus ojos mi mirada, cantar contigo al alba, besarnos hasta desgastarnos nuestros labios y ver en tu rostro cada día crecer esa semilla, crear, soñar, dejar todo surgir, aparcando el miedo a sufrir. 
Me muero por explicarte, lo que pasa por mi mente, me muero por entregarte y seguir siendo capaz de sorprenderte, sentir cada día ese flechazo al verte, qué más dará lo que digan, que más dará lo que piensen si estoy loca es cosa mía, y ahora vuelvo a mirar el mundo a mi favor, vuelvo a ver brillar la luz del sol.

Me muero por conocerte-Alex Lubago

sábado, 10 de marzo de 2012

▲75 Prometo aferrarme a ti.

Miraba tu sonrisa, como resplandecía mil veces que cualquier otra, tus ojos verdes tan hermosos que no entendía como me podía hechizar tanto, buscaba tu mirada inconscientemente intentando perderme en ella, buscaba que tus manos desearan estar a mi lado.
Los sueños, ya no me importaban, mi realidad era mejor que cualquier fantasía llena de hadas y duendes.
Me aferraba a los momentos; me aferraba a nuestro primer beso, a nuestro primer abrazo y a nuestro primer te quiero. Esperaba con anhelo que las horas se inmortalizarán para poder estar siempre junto a ti, una mirada, un beso, un solo momento buscado a tu lado era mi pequeño y hermoso tesoro.
Porque te quiero, esa puede ser mi explicación y no importa que pase, me seguiré aferrando a ti con todas mis fuerzas y a menos que tu me lo pidas prometo nunca dejarte ir.

jueves, 8 de marzo de 2012

▲74 Olvida la amargura y dame tu ternura.

El amor siempre va sin razón y fue asi que llego a mi corazón, como fue aun no se que pasó adversión o atracción lo que nos unió. Discutir por todo pelear una extraña manera de amar porque no vemos al amor, con un te quiero y ya, con un beso y ya y asi todo podría ser mejor. Mira que el tiempo ve de prisa, tal vez te puedas arrepentir. Todo acaba y no avisa, tienes tu vida por vivir. Si me vez, mira soy de ti, este amor esta creciendo, por favor anda di que si y te entregare todo mi amor. ¡Oye lo que estoy diciendo! Olvida la amargura, y dame tu ternura. 
Discutir, por todo pelear, una extraña manera de amar. Por qué no vemos al amor, un "te quiero" y ya, con un beso y ya. Y así todo podría ser mejor.
Ranma 1/2

martes, 6 de marzo de 2012

▲73 Soledad.




Ella es mi amiga cuando no hay nadie que me entiende.
Ella es mi compañía cuando las disculpas no bastan para mejor mi día.
Ella me apoya cuando me siento confundida y no se que es lo que quiero.
Ella me entiende cuando lo único que quiero es silencio.
Ella siente mi amargura, me da esperanzas, pasa tiempo conmigo sin pedir nada a cambio.
Aveces las soledad es mejor compañía que personas que siempre te hacen daño, lo digo por experiencia.


domingo, 4 de marzo de 2012

▲72 Un lenguaje único.


“Él posó dos dedos bajo su barbilla, obligando a su escurridiza mirada a plantarle cara de una vez por todas, ella algo renuente le obsequia lo que esperaba fuese, un verdadero gesto de censura. James sonríe y las ganas de desalentarlo, mueren en su propio nacimiento.
La estudia por un instante, engullendo con sus ojos cada una de sus facciones. Esta molesta, quiere apartarlo, la enardece su cercanía y al mismo tiempo la repele. Lo quiere abrazar, lo quiere mas cerca. Quiere saber porque la mira de ese modo ¿Qué cambio entre ellos? Quiere preguntárselo, pero él no le da tiempo… se inclina. La tiene justo donde la desea.
¿Huir? Se pregunta por ínfimo instante ¿Por qué? Le responde aquella misma voz, por hoy solo por hoy, esos labios le pertenecen.
Un roce, dos…casi una coqueta insinuación. No lo resiste, la excita, lo quiere todo o no quiere nada. Lo amarra por el cuello de la camisa, anclando esos juguetones labios a los propios, él se deja hacer. Se prueban, se degustan cual catadores en su primer sorbo de vino. Sé pelean uno con el otro, se abrazan y se sueltan. Él quiere marcar el ritmo, ella quiere que le obedezca.
Él la presiona posesivamente contra su cuerpo, ella lo acepta con un gemido de derrota. Y tras un periodo de paz, terminan descubriendo su lenguaje. Allí se encuentran ambos luchadores, rendidos a los embistes de la lengua del otro. Una danza, un ballet, un juego de amantes, un idioma que solo ellos logran hablar sin palabras”

jueves, 1 de marzo de 2012

▲71 Un mundo adulto


Y ella no quería dejar pasar el tiempo seguía buscando sonrisas de donde ya no las había, y no se daba por vencida aún cuando las lágrimas ya formaban parte de su vida, miraba todos los días por la ventana esperando que la lluvia cesara, pero siempre era igual. En su corta vida, había experimentado mucho dolor pero a pesar de eso ella era una niña muy feliz, una niña que siempre le obsequiaba al mundo una sonrisa, que siempre ponía empeño a todo lo que hacía, que a pesar de que su vida no era perfecta para ella lo era, era felíz jugando con sus muñecas y también con ese juego de té de porcelana, quizá era felíz solo porque era una niña y no entendía mucho de lo que pasaba su alrededor; veía como sus padres discutían, como la situación empeoraba cada vez más, y aunque ella quería jugar y quería sonreír pasó lo mas cruel que pudiéramos imaginar. Un día a esa niña risueña le arrebataron su sonrisa, por más que lucho su sonrisa se quedo olvidada en uno de los tantos rincones de la casa.
Y se me hace tan triste que aveces los adultos por problemas que solo le pertenecen a ellos, le arrebaten a los niños lo mas especial que tienen; su infancia. Ellos aunque no lo crean son felices jugando en la tierra seca, pero siempre terminan arrebátandole esas ganas de seguir adelante, por meterlos en el mundo adulto siendo tan pequeños.
Un error mas que siempre comete el ser humano.