4


Pequeños y hermosos mortales

domingo, 23 de diciembre de 2012

▲107 Es necesario fingir que eres fuerte, que demostrar que eres débil.


 Tumblr_meyytqwumy1r5kl2ro1_500_large

Afortunado es aquel que abre sus ojos a tiempo y se quita antes de que la piedra lo haga tropezar.
Increíble es aquel que se tapa los oídos cuándo el trueno esta por escuchar 
y que es atento cuándo alguien lo quiere lastimar.
Que es sincero y aborrece la hipocresía, que cree en el amor y en los cuentos de hadas.
Que rocía polvos de estrellas y que no importa donde camine siempre deja una huella.
Que sabe escuchar a los corazones y en sus tiempos libres le busca forma a las nubes del cielo.
Que pese a lo horrible y mundano, sigue creyendo en los seres humanos, que respeta a los demás
y aleja de si la falsedad, que no se deja atrapar ni vencer, por más que la vida lo haga caer.
Que no dice los "te amo" en vano, que construye fuertes lazos para toda la vida, 
que hace un castillo con un montón de piedras,
que es fuerte y esboza una sonrisa, mientras se traga sus lagrimas de una a una.
Que consuela el dolor ajeno cuándo él mismo se muere por dentro, 
que práctica todos los días una sonrisa frente al espejo, y esconde el dolor que lleva por dentro.
Que sabe que los demás le miran fuerte, solo porque no se tira a llorar, de rodillas al suelo.
Cuándo en realidad su alma es tan débil que en cualquier momento se puede desbaratar.
No es fácil ser fuerte, estamos hechos de una manera en que nos dañan muy fácilmente, 
que las palabras duelen como miles de agujas en el pecho.
 Fabricados con un material tan frágil, que se rompe con un simple rasguño, 
un material con él que rápidamente nos damos por vencidos y nos dejamos caer,
 por eso muchas veces es necesario fingir que eres fuerte, que demostrar que eres débil.
E incluso a veces es mejor taparse los ojos y sonreír, para no ver la realidad y llorar.
Aunque al final, sea una simple mentira.



viernes, 7 de diciembre de 2012

▲106 Risas, quizás se fueron apagando

Tumblr_mfaneyrqmg1rsm53yo1_500_large

Tú contenías el corazón más hermoso y puro que alguna vez pude conocer, uno que entregaba amor, sin pedir amor a cambio. Tus ojos me veían a mi, tus oídos solo podían escuchar mi voz, tu corazón compadecía mi alma, y rescatabas sinceramente, cada una de mis sonrisas. Dicen que en todos los senderos de la vida el hombre y la mujer deben caminar de la mano, el uno sin el otro no son más que la mitad, cada uno tiene algo que entregarle al otro. Sin embargo me pregunto ¿Que fue lo que le paso a nuestro sendero? ¿Acaso se fue apagando y disolviendo al compas del viento? ¿Se disolvió como la luna, cuándo el sol vuelve en el horizonte?  Esas risas, que quizás se fueron apagando, esos momentos que quizás se fueron terminando. Pero la vida es así, el reloj no camina a nuestro tiempo, no se puede mantener congelado algo por siempre, porque al final algún calor, terminará derritiéndolo. La vida dio un tiempo a nuestros corazones, le puso punto final a nuestro amor, como una hoja marchita que sin avisar lentamente cae sobre un arroyo. Una hoja que desaparece, junto a la corriente. Así fue nuestro amor, mientras la hoja caían nosotros también y ya no se pude unir, porque cuando un lazo se rompe siempre queda una vació que jamás se puede volver a completar. 




Una vez me preguntaron, si acaso había una posibilidad de que una relación funcionara sin amor, la respuesta era muy sencilla; por supuesto que no lo haría, tarde o temprano la relación se marchitaría hasta el punto de odiar a esa persona y verla como un obstáculo en tu vida, cuándo no ames a alguien aunque le destroces el corazón lo mejor es salir huyendo.


 

sábado, 1 de diciembre de 2012

▲105 Eres como esa vieja canción en la radio.

Tumblr_mf5rymjdpg1ra2rv8o1_1280_large


Desde antes ya todo lucía opaco, triste y solo. Y esta vez, aunque muchas veces he roto lo indestructible y he tratado de remplazar lo irreemplazable, por más que no quise destruir sentimientos tan fuertes y hermosos, ya olvidé cuando solía estar con él y olvidé mucho del daño que me había echo. Estando miles de veces sola gritando mí desdicha a los cuatro vientos, creo que somos nosotros mismos quien más daño nos hacemos. Cuándo nos convencemos de que para ser felices debemos depender de otra persona, y ahora estoy completamente segura de que la vida no es así.
Yo me había echo creer que solo una vez en la vida iba a amar, que a la primera persona que dejará entrar mi corazón sería el amor de mi vida y sería para el resto de mis días. Algo eterno, algo fuerte, algo indestructible. Pero no fue así. Cuándo él se fue, me aseguré de encerrarme con candado, me aseguré de agachar la cabeza y me hice creer que esta vez no iba a poderme levantar ni aunque mil manos me ayudarán a hacerlo. Quieras o no, la vida se trata de desamor y amor. A veces estas neutral y eso es cuando no amas ni estas tratando de olvidar a nadie. Creéme que esa es una bonita etapa, cuando no sufres el riesgo de salir dañado por palabras que lastiman fuertemente, palabras que te destrozan porque vienen de la persona que amas, así que disfrútala.
La vida no consiste en siempre estar enamorado, o siempre ir buscando el amor. Pero amar es parte de la vida tanto como el aire que respiramos y queramos o no siempre estará presente.
Si no estas enamorado, para mi es que tienes suerte y a la vez eres desafortunado, porque cuando amas y luego dejas de amar por que esa persona te hizo mucho daño, esa persona inevitablemente se vuelve como una linda y vieja canción de radio. La recuerdas, la escuchas y te hace sonreír por los viejos tiempos en que fue especial en tu vida, sin embargo ya es parte del pasado, tiene una letra que ya esta olvidada y superada, una canción que pocas veces es recordada, y lo más importante que ahora hay otra canción que pones todos los días y te hace sonreír.